MARRAKECH I: Buscando mi silencio


(Solo quien me aprecie llegará al final)

Supongo que la única forma de encontrarse a uno mismo será huyendo de los demás. Lejos. Cuando viajo con mis amigos, tarde o temprano, escuchas esas frases, “me apetece una cervecita” o “¿has visto ese culito?”, es inevitable, tienen su encanto pero son frases que lo único que hacen es recordarte que vivimos presos de algo, todos vivimos presos de algo, de lo que sea. Si con quien viajas es con tu pareja, es imposible pasar cuatro días seguidos sin escuchar un comentario acerca de su madre, su perro puchi o de tu camiseta comunista, o de no dejes la toalla ahí cariño… y si viajas con la familia, bueno yo con mi familia siempre seré Jorge, el pequeño. Eso queda para siempre… añoro esos viajes.

Mi familia se ríe de mí, pero me quiere. Se ríen, pero me quieren.



Sin saberlo, o tal vez si, Ana y Alvaro me regalaron el otro dia una bonita frase:

"...Y en mi locura he hallado mi libertad y seguridad. La libertad de la soledad y la seguridad de no ser comprendido pues quienes nos comprenden exclavizan una parte de nuestro ser. Pero no dejeis que me enorgullezca demasiado de mi seguridad, ni siquiera el ladrón encarcelado esta a salvo de otro ladrón" Khalil Gibran

Y en esas estábamos, después de la ultima patadita a mi corazón, podrido de latir, que diría Sabina, era el mejor momento de huir. En el Zanzíbar caí yo, mi gorra, mi vaso y mis latidos, mis rusos negros y mis barbas rojas. No le vuelvo a pedir a nadie que se case conmigo. Actitud.

No me gusta esa frase de coger el toro por los cuernos, no jodas, que miedo, porque coño coger el toro por los cuernos pudiendo salir corriendo. Miré a los ojos del tiempo y empece a correr.
Llamé a mi contacto, llamémoslo Señor M, y serio, con mi voz entre pausada le dije lentamente:
“sácame de aquí, M”
El señor M, ese ángel de la guarda que tengo desde hace mucho tiempo, movió un par de hilos y su respuesta no se hizo esperar:
“ el mundo es tuyo”, dime.
Y a ese dime, dije
Y dije…

…Marrakech, ya.

Yo, solo busco mi silencio.

Necesitaba salir de todo esto, a veces el tiempo me atrapa, te atrapa, y sin que te des cuenta, eres preso de su trampa. Corres, corres, no dejas de correr. Trabajo, coche, metro, mensaje a el, cerveza con ella, sobrinos que te babean, sobrinos a los que babeas, trabajo, metro, pan, vinos, ducha, corres, corres, un poco mas rapido, cine, enfado, dormir, respiras, besos, vuelta al lunes, mensaje a... café, mas café, vinos…
Basta! no te dejes llevar! No! El sol sale todos los días y por mucho que lo intente, nunca va a coger a la luna. Huir, eso, "tienes que huir", mirar al tiempo, y jugar con el. Hazlo. No le temas, porque, él te teme a ti.

(Permíteme rallarme porque es gratis, el queso cuesta dinero, pero, rallarlo, no).


Una de las cosas por las que no me gusta viajar en avión es porque siempre pienso que, sencillamente, se va a caer. Llámame tonto pero todavía no termino de entender eso de que la propulsión del aire que generan los motores bla bla bla…pero pesa mucho un avión, pienso. Si caemos, de nada van a servir esos chalecos salvavidas ni esas mascarillas con oxigeno, porque si un avión se cae, se cae. Lo único que puedes hacer es besar a quien tengas a tu lado, chica o chico eso va a dar igual, vas a morir, pero mejor irse besando que gritando.

Y mi doble personalidad se frota las manos ante una situación así. Jorge vs. Jorge en pleno despegue.
Por un lado el estadístico defiende que no es posible que el avión se vaya al suelo, los datos están ahí. Los aviones no se caen. Peeeero por otro lado está mi “rara” suerte de que pasen cosas raras. Al final concluyo, mi muerte será, lo se, muy muy absurda, pero no creo que hoy fuese mi día para morir.
Y no será porque el piloto no lo esté intentando. Todas estas virguerías que esta haciendo para despegar solo tienen una explicación, le gusta una azafata y quiere impresionarla (solo sexo). Yo entiendo que si la pista de despegue esta apuntando a Lisboa y vamos a Casablanca, el hombre tendrá que “enfocar el morro”, pero hay formas y formas. Estoy tranquilo, he contado las alas del avión y tiene dos. La ultima vez que monte en un avión, me tiré de el….curioso. ¿no?

Ya en ruta pienso con los ojos cerrados y cara de orgasmo de verano, “joder me muero por un zumito de naranja”, en el mismo instante en que una azafata informa que, por motivos de una huelga, no hay servicio de catering. (“suputamadre” es una expresión instintiva que nunca podré sacar de mi cabeza cuando alguien me jode de esa manera) Pero soy o estoy aprendiendo a ser positivo, es un arte. Si he superado que una filosofa me ignore, puedo pasar sin un mísero zumo. La chica de al lado, pone muy mala cara y entre dientes se acuerda de la madre de Alá (ala´s mother). No se si se ha tranquilizado con mi comentario…
”Son peores las huelgas de los que revisan las alas del avión, mejor alas, que zumos”. Me mira raro, y murmullo “están las dos alas, las he contado”. Me mira mal. Leo mi libro, escucho mi música. Me olvido del resto. Busco mi silencio.

(No sigas leyendo, pero el tiempo terminará atrapándote).

Al aterrizar en Casablanca vi un conejo correr por la pista de vuelo (de aterrizaje, perdón), que huevos los suyos!. Era jodidamente rápido, y pensé “joder con los conejos marroquíes, son mas rápidos que los de Toledo” y valientes. Viajando solo piensas mucho. Y llegué. Nostalgia ven a mi, África, tercer continente que piso, me arrodillo, lo beso, y lo bendigo. Y viene...( bendigo, y viene)

Uno de los peligros de viajar solo es que no hay nadie que te diga, “es por aquí coño”.
Bajo del avión, veo una cola de gente y me tiro de cabeza, detrás de Vicente y su gente, paso un control y por suerte en el segundo me echan atrás uff…un tío con cara de profesor de Calculo Diferencial mírame mal y me dice “ajam la jam bala jam”. Pienso
Jamón? Que dice este de jamón?

Poco después una amable chica me explico que eso era un vuelo al Cairo. Y entonces me centro. Busco mi silencio, solo quiero encontrar mi silencio, lo necesito desesperadamente. Lejos de Brahms, lejos de ti, lejos de todo. (Toledo siempre va dentro de mí).

Hay tres cosas que últimamente me apetece mucho hacer. Una es decirle a mi madre lo mucho que la quiero, la otra es haceros llorar, y últimamente tenía unas ganas locas por tomar un café en Casablanca y decirle a un camarero:

“tócala de nuevo Sam”.

Y cuando me diga:

“excuse moi, messieur”, decirle:

“Que si has visto a Ingrid!”

y si dice:

"je ne pas comprendre, ça va?", contestar:

"cafe avec lait si vous plait".

Estoy loco, lo se, y las aspirinas no hacen efecto.



No lo hice, entre con miedo en Marruecos, son serios, imponen bastante. Sigo siendo un niño.

Podía haber ido directamente a Marrakech, pero nunca sabes donde puede estar tu silencio, mi silencio. Por eso cogi un tren Casablanca- Marrakech. Bonito, viejo, usado, limpio, un tres de película.

Y sentado allí, en esa vieja estación, con mi vieja bolsa de viaje entre mis piernas, empecé a observar a la gente. Dos ancianos sentados y es que no hay estación sin ancianos. Y entro una chica joven, delgada, con estilo, y unas gafas de sol estilo francés (ay el estilo francés!). El escote también era francés. Se sentó a mi lado y con un acento francés-marroquí me pregunta la hora. Mi despiste no me deja solo nunca. Le digo la hora…la de Madrid. Me mira extrañada, y no hace mucho caso. Ya es tarde para decir “no no, no que me he equivocado” piensa que eres tonto, y punto. Una piensa que no sabes sentarte sin caerte al suelo, otra que no sabes leer un reloj, y otra te dice que no quiere casarse contigo. Y lo que quiero yo a mi sobrina…mi princesa.

Nos sentamos juntos, el uno en frente del otro, en ese viejo tren marroquí. Ella, sabia donde iba, yo, ni puta idea. Conversamos, mi voz resfriada y su voz afrancesada (fresas?). Doce años de metros y trenes en Madrid y no me habla ni el revisor, nadie, a mi no me habla nunca nadie y un tren en Marruecos…no entiendo nada. Me gusta. La chica guapa me ayudo mucho para no terminar perdido en un desierto, pero el destino quiso que ella se bajase en Rabat, y yo en Marrakech. Me pregunto que qué hacia ahí (allí), y al decirle que buscaba mi silencio, no pudo evitar bajar sus gafas de sol y mirarme cuestionándose si no llevaba una hora hablando con un pirado. Y yo solo pude poner cara de pirado…simpático.

A veces mi timidez abusa de mí. Y vino un silencio, por un momento pensé, si seria el mío, pero nada que ver. Y ella lo rompió al más estilo francés:

-“me das tu numero de teléfono o un mail por si…”
Como me gustan esos “por si”. Le pregunto su nombre y el tiempo se para:
-“Ghita” me contesta.
-“Bonito nombre”. Le comento sonriendo.

Y después de esos dos besos que Ghita dió a mi Ego,

seguí en busca de mi perdido silencio.

Y llegue a Marrakech. Bajo del tren, camino por la estacion…salgo a la calle.

Empieza la locura...

Taxi!

(esto sigue, esto...empieza)

¿sigues ahí?


15 comentarios:

Anónimo dijo...

cuenta,cuenta...Te aseguro que mas de uno deberiamos de irnos,lejos, mas lejos aún,nos hacen falta viajes. En mi caso a la tristeza se le pone kilometros,nuca desaparece,pero se la distrae...

canceleiro dijo...

Has definido perfectamente muchas de las sensaciones de viajar solo. Me encantó eso de "tanto metro y no conozco a nadie y va y en Marruecos conozco al instante a gente,...". No sé qué tiene eso de viajar solo que te salen los amigos de debajo de las piedras y lo digo por experiencia después de haber dado la vuelta al mundo yo solito durante cuatro meses.

Se me ha quedado corta la historia, quiero la segunda parte!!!!

kasss dijo...

:) no dejes de contarnos. ¿Has encontrado lo que buscabas?

Sigue siendo un niño mientras puedas!

sagrabermu dijo...

por favor sigue contando ... que te has quedado en el principio.

¿De verdad dijiste a la chica lo de la huelga del que revisa las alas? ... como no le contaste el clasico "Mejor que no sea el día del piloto¡¡¡"


Espero que sigas haciendo estos viajes (solo o acompañado). Me gusta ver el mundo a través de tus ojos.

MUACAS

González dijo...

Sensaciones, recuerdos y el color rojo tierra de Marruecos.

Marrakech con los efluvios blancos de la plaza Jamaa el Fna. Cuencos con caracoles y zumos de naranja recién exprimidos. Pura vida. Movimiento, y guías que se empeñan en llevarte donde ponen el mejor té. Babuchas.

Seguro que te quedan mil anécdotas por escribir, espero que lo hagas. Me ha gustado tu rincón, y tu sinceridad sin aristas.

Me quedo con la sorpresa de un aforismo tan incipiente como alentador: 'mejor irse besando que gritando'

Lo dicho, que me quedo.
Con su permiso.

Common People dijo...

Gonzalez, si se va a quedar...traiga pastitas y te, por favor.

Common People dijo...

oye canceleiro no sabes la de paseos que me he dado por tu "una cancion para cada dia"... muchos recuerdos y el inevitable pensamiento aveces de "yo habria puesto esta otra". Pero genial. Un saludo

González dijo...

Hombre.. y que no le falte a usté de ná.. ¿pastelitos de colores, con pistachos y almendras?
Bueno, menos pedir, caballero, y más contar, que llego la última pero ya me he enganchao a sus historias morunas..
¿Quién quiere té?

;)

el amigo de ted dijo...

hace como dos años que visité Marruecos, no disponía de mucho tiempo así que vi lo justo, pero de todo, hacia el final del viaje, fue la ciudad de Fez la que más me impresionó, no porque sea linda, que no lo es, sino porque si en las noches de la plaza Jemaa El Fna se tiene la sensación de haber retrocedido un poquito en el tiempo dentro de los laberintos de Fez la ilusión es completa. Nunca me sentí más extranjero en ningún lugar como allí.
Disfruta tu viaje. Vas a tener un montón de material sobre el que escibir.

Bubu dijo...

mfmfmfmfmf(suspiros, no sé muy bien en q idioma es esta onomatopeya, pero son suspiros)

Bubu dijo...

es muy fácil. Cirras la boca y suspiras, entonces te saldrá el mmmm y por la nariz el ffff. Y ya tienes el suspiro.

Y aunque creo que los mensajes nunca son absurdos y no hace falta rellenarlos, gracias por la recomendación musical y de nada. Ha sido un placer.

elena dijo...

un placer volver a leerte! me ha encantado tu experiencia, encontraste lo que buscabas, no?

un saludo (valiente!)
(gracias por participar)

chafan dijo...

Yo me parto.
"Si he superado que una filosofa me ignore, puedo pasar sin un mísero zumo"

ay joder.

SuB-UrBaNa dijo...

De dos palabras no entendì el significado. Pero ya las olvidè. Con el asunto de la explicaciòn lògica de que los objetos se sostengan en el aire... coincido! Es anti natural andar viajando por el aire. Què carajo.
Ghita...mmm que bello

Anónimo dijo...

Il semble que vous soyez un expert dans ce domaine, vos remarques sont tres interessantes, merci.

- Daniel